jueves, mayo 03, 2007

Fragmento de pesadilla

Hace unas semanas, aprovechando unos días libres, anduve navegando portales de Internet muy diferentes de los que suelo frecuentar. Me hice un paseo por bitácoras de eminentes periodistas, escritores y catedráticos universitarios. Los leí, y dejé algunos respetuosos comentarios apostillando educadamente sus magistrales intervenciones.

Constaté durante esta aventura de curioso paseante que hay numerosos "intelectuales" argentinos de más de treinta y menos de sesenta que no se enteraron todavía de que la provocación surrealista y el 'happening' pasaron de moda hace mucho, ni de que matar gente en nombre de una idea política, no importa cuál, no es defender esa idea sino simplemente ejecutar el encuadre subjetivo dentro de alguno de los delitos comunes cuya acción tipificante consiste en matar gente, ni de que, si uno eligió ser miembro fundador del Partido Nazi alemán y se quedó adentro con uniforme de la Wehrmacht hasta 1945, o si fue especialista en infiltrar desde la recontraizquierda partidos de sonrosados y laboriosos burgueses apacibles para reventarlos haciendo que quedasen definitiva e irreconciliablemente peleados entre sí, luego no puede convertirse repentinamente en un vegetariano filósofo anarquista o un ascético anacoreta de la Tebaida, salvo demencia sobreviniente o fariseísmo congénito. Y que tener un familiar, amigo o vecino de esas características es cosa que debe preocuparnos. Y que si apelamos a lo mejor de tales individuos, como puede ser su buena redacción o su conocimiento en alguna materia, nunca hemos de perder de vista dónde estaban cuando la libertad y la paz los necesitaban en otra parte. Olvidar lo malo, decía el Gaucho Martín Fierro, también es tener memoria. También, ciertamente: también.

Y así, en ese universo paralelo surcado por algunos de nuestros más prestigiosos intelectuales (imagino lo que quedará entonces para el mundo de los más brutos de nuestra castigada tierra), aunque respetuosos comentaristas del montón tratemos de hacer volver la mirada de los 'intelectuales UBA' a las necesidades más evidentes del pensamiento crítico, como por ejemplo la prospección del jardín del filósofo supuestamente ácrata o los alrededores de la choza del tenido por impoluto anacoreta en busca del Panzerfaust o el puñal envenenado que intuimos estos simpáticos hombres de acción retirados de la lucha conservarán primorosamente escondidos y listos para su inmediato uso so pretexto de "mostrárselos a sus nietos", nada, viejo: igual continuarán nuestros sabios tercamente encapsulados, orgullosos de su genialidad y modernidad, muy despreciativos ellos de las actividades emanadas del modesto raciocinio y entusiasta eros del ciudadano o ciudadana común, que no responde a los tipos humanos ideales que han elaborado en sus estupendos gabinetes swiftianos sino a las necesidades concretas del día a día.

Bueno: había escrito un post -largo, por supuesto- sobre todo esto que vengo relatando, intitulado "Pelotudos sin fronteras". Una invitación a sumarse a una más entre tantas ONG internacionales. Iba a crear el blog apócrifo de "PSF" y a cursar, vía enlaces en comentarios, las pertinentes invitaciones a destacados astros y estrellas -y, por qué no, también nubes, cometas y satélites espías- del presente firmamento intelectual de la Nación. Si desistí, al cabo, fue porque sería una manera de hacerse como ellos: la ONG de marras, aunque no se haya tomado registro de su constitución en la Inspección General de Justicia o en algún Juzgado competente de provincias, está fundada de hecho. Por eso, porque hay más amargados y delirantes con diploma y fama que pensadores serios acercándose a "lo que pasa en la calle", hay más personas que se aburren de la vida a temprana edad.

Casi nadie trabaja en estos tiempos para enlazar la ingenuidad silvestre del niño o el adolescente con la cultura más elaborada de las sociedades donde les tocó nacer. Pensaba, mientras leía a esa gilada rutilante, en la suerte que hemos tenido los que nos formamos en hogares de gente un poco más ignorante, o suficientemente instruida pero sin más pretensión que la de estar de vez en cuando, como por casualidad, a la altura de las circunstancias. Artificios intelectuales, parece, eran los de antes. Frente a esta vacuidad sustancial de los pretendidamente cultos, uno hace memoria de un graffiti hallado años atrás en una estación de trenes del noroeste del Gran Buenos Aires: "Yo no corro ni te engaño: fumo porro y meto caño", advertía su autor. Debemos reconocer que, hoy por hoy, los chorros y cuantos la van de marginales suelen tener más inteligencia e imaginación. Acaso por tan desgraciada circunstancia sea que nuestra sociedad ha vuelto a ponerse violenta, mucho más que por las hambrunas, desidias e injusticias: el cerebro y la sensibilidad trabajando en el vacío, o en circunstancias no deseadas, son temibles. El sueño de la razón engendra monstruos, según Pancho Goya, como íbamos perorando en este añejo post.

En definitiva, he ratificado mi convicción de que uno es lector de ciertos blogs sí y de otros no, y que, así como hay quienes saben decir brevemente lo que a nosotros nos lleva párrafos faulknerianos, otras personas son capaces de escribir de manera constante e ilimitada hasta superar cualquier cantidad de texto concebible, sin que se les pueda descubrir sentido alguno, pero cansándonos: el infinito da vértigo, y una de sus manifestaciones puede ser una interminable sucesión de palabras. Según la versión coloquial del consejo del maléfico Georgie, "lo que no es para vos, no es para vos". Así que mejor guardarse de tan inconmensurables ingenios y disfrutar de nuestras lecturas internáuticas habituales, por ejemplo las que pueden verse sugeridas en el margen derecho de esta majestuosa bitácora, dejando a los miembros de mi imaginaria ONG impúdicamente de cara al sol, con calzoncillos nuevos y el culo al aire, en su pasmosa brillantez.

Prescindiré de enlazar las correspondientes URL: es pornográfica la exhibición de supuestamente respetables mentes criollas compartiendo bits con payasos de los más berretas, gente que dice tener 'la posta' para leer la realidad política o científica o filosófica, pero no sería capaz de inventar un argumento potable para un cuento verde o para conseguir, ardid mediante, un comodato definitivo ;-) de cosa mueble fungible susceptible de apreciación pecuniaria en caso de no tener para los fideos. El pensador del graffiti y los rufianes de sainete han estado gnoseológicamente más profundos en su brutalidad esencial que varios eruditos politólogos y sociólogos que he podido leer en esta Red de Redes.

No es casualidad que haya tantos seres humanos aburridos, indolentes y agresivos, supongo. Desistí de delirar y divertirme públicamente con "PSF" y su apócrifo blog a costa de esas destacadas personalidades. "Pero alguien, alguna vez, lo hará", como dicen unos sainetescos personajes setentistas del escritor menor Osvaldo Soriano en el final de una de sus novelas, mientras dejan flotando la promesa de inciertos apocalipsis y sombrías revoluciones.

Yo no creo en los psicópatas argentinos, pero que los hay, los hay. A montones. El deber de una persona con dos dedos de frente, hoy, en estos pagos, es ir por la vida muy pero muy preocupado con su destino, debiendo compartirlo con tantos sabios recientemente escapados del entorno de Jekyll, Mabuse y Viktor Frankenstein.

Saludo a ustedes con distinguida consideración.

10 comentarios:

Mnemosine dijo...

Se lo vuelvo a decir, es usted roshi un romántico.

Y en muy alto honor me pone cuando me cuenta entre las bitácoras legibles.

Un abrazo

Mnemosine dijo...

"y su círculo representaba lo que él más odiaba, eran falsos, engreídos, pretenciosos, un circo de payasos intelectuales cuyas sandeces no tenían siquiera el mérito de la suya, que al menos había sido real"
Tom Sharpe:Wilt, Barcelona, Anagrama, 1996, p. 56

Un regalo (hoy estoy generoso, la falta de sueño que me enternece)

Alfredo dijo...

Hola, don Mnemosine. Su comentario, grata novedad, nos sorprendió ayer domingo 6 cumpliendo años nada menos que a Tony Blair y a mí. Mi número de camisa es el 43 (chiste malísimo), y lamento no poder convidarle torta ni caramelos, pues las existencias se han agotado.

Oportuna la cita de Sharpe. Aquí esa colección de Anagrama es carísima, tanto, que en los famosos puestos de segunda mano de un parque cercano a mi domicilio no los venden a menos del equivalente a cinco o seis euros, como muy baratos.

Lo de mi supuesto romanticismo sería asunto curioso: me han tildado de cínico (no me ofende, porque es más una virtud que un defecto: según un tal Joan Fuster, lo contrario del cínico no es el virtuoso sino el fariseo), de avaro (es verdad, cuesta muchísimo hacerme pagar la segunda cerveza) y materialista (lo soy, aunque no dialéctico, y descreo borgianamente de que la salvación venga de los platos voladores, mientras aquí hasta hemos tenido una corriente socialista que esperaba los extraterrestres trajeran la Revolución y/o el Apocalipsis, y no se ría, que parte de la secta originada en ese delirio se fue a Spain y armó un partido político también allá).

No tiene que ver, o quizás sí: «Supongo que en la actualidad nadie respalda esa teoría, es decir nadie piensa ahora que la estética de la música tenga nada que ver con la ciencia de la acústica. ¿Qué teoría de la pintura, podemos preguntarnos, se habría desarrollado si Pitágoras hubiera tenido un espectroscopio y se hubiera enterado de que las relaciones de color también pueden expresarse en proporciones matemáticas?» W.H.Auden, “A pocket guide to Shakespeare plays”, traición de un tal Mariano García bajo el previsible título “El mundo de Shakespeare”, Buenos Aires, Adriana Hidalgo editora, 1999, página 153. Si García no nos engaña, dudo que a Auden le pareciera bien la música electrónica. Alguna vez me había sorprendido hallando un poema de don Wystan Hugh como cita preliminar de un excelente ensayo acerca de la Física llamado “The Sentient Universe”, y creo recordar se expresaba en un sentido similar.

Salúdole

Ignis fatuus dijo...

Una ONG no, pero un enlacito con pequeño escarnio público es un acto sano y divertido. Pero lo malo, lo malo... es cuando el aborrecimiento se condensa haciéndose general. Uno ya no sabe qué destacar y sólo quiere escaparse...
Me alegro de verte por aquí.
Un abrazo,

Alfredo dijo...

Pero, Ignis, es que el escarnio público deviene publicidad para los PSF. Ellos adoran verse en letras de molde, siquiera para ser puestos en imaginaria picota. Son hombres y mujeres de mundo: sonríen hipócritamente y fingen superioridad intelectual y aun moral, y pasan a la moda que sigue. La mejor venganza, a los efectos cronológicos, esto es, históricos, contra cierta clase de gente es mantener la amenaza latente y no vengarse.

principio de incertidumbre dijo...

exaltando virtudes ajenas:


mire, alfredo, lo de usted es sintomático (no hago más que remitir a la lectura de este blog), puesto que siempre hace crítica de blogs ajenos, y de los que sabe cuál es la "posta" pero se sigue metiendo. O sea, creo quee está bien, no por la ingenuidad de diversidad de opinión, sino por cierta resistencia. Espero se entienda el punto (no porque me crea la gran cosa, sino si me expresé bien).

Como mis precedentes, gracias por considerar mi blog legible.

:)

Y más que nada defender a Regina Spektor, ¡nada que ver con Kate Bush!!!! que no es yanqui, es rusa y muy estudiada, y en la última Inrockuptibles hay una nota muy linda sobre ella.


Saludos y feliz cumple atrasado.

:)

Alfredo dijo...

Ah, la resistencia es la resistencia. Y la revolución, cuando ocurra, no será televisada, según acabo de decir en los comentarios de un blog. Mejor Scott-Heron cantando (y tocando el piano), aunque sea el inventor del rap (género que, com usted bien sabe, detesto) que Junger filosofando.

Kate estaba bastante buena. Inglesa, cantaba con voz de soprano y aparecía en los shows televisivos de ABBA: tenía un montón de pelo colorado. Recuerdo haber comprado el mismo día de 1979 dos simples: uno de Queen que tenía "Carrera de bicicletas" y "Chicas culonas" ("Fat Bottomed Girls") y otro de Kate que contenía "Cumbres borrascosas" y "Cometa". Era bastante mejor que Regina, que no canta mal, pero es medio monótona, un buen producto comercial (norte)americano, que su público sabrá apreciar antes que pase de moda. A veces, la música pop parece estar copiándose de sí misma desde 1960, aunque con mejor tecnología, como pasaba con los tangueros hasta hace unos años, que parecían estancados en la estética de los cincuenta y encima sin comprarse un miserable instrumento nuevo, este que... ;-).

Agradézcole las felicitaciones, y salúdole con mis habituales cortesía y distinción, sólo que algo más anciano. Snif.

Anónimo dijo...

Si dejarás unos cuantos link podría leer a estos "divos" del sub-intelecto... y llegar a saber dónde debería poner la "bomba-conceptual" para que su verborrea se les atragantase. Porque algún día, sin TV, harán boommm!

Alfredo dijo...

Algunos no son divos del "sub-intelecto" sino sinvergüenzas cultísimos asombrosamente capaces de suspender voluntariamente sus facultades intelectuales a propósito de cuanto represente un cuestionamiento serio a su estilo de vida.

Casi todos escriben todo el tiempo acerca de política y sus aledaños, y (si vivís en la República meramente Argentina, Anónimo, lo entenderás) nunca cuestionan el 21% de IVA (impuesto setentista de origen italiano, dirigido contra el consumo de los más pobres), ni la falta de inversión en mantenimiento de servicios públicos esenciales, ni los subsidios a dueños de boleterías de trenes, ni el "ingreso sin examen de ingreso" a la Universidad de los alumnos de secundarios públicos dependientes de esa misma Universidad a donde concurren sus hijos (cuando en otras Universidades o en esa misma se toma examen de ingreso, a los nenes los bochan como a cualquier hijo de vecino), ni que haya profesores universitarios sin graduación (pero el alumno tiene que aprobar el examen y al menos licenciarse), ni que el gasto público en pelotudeces no se reduzca jamás, ni que los que hablan de contratos morales reciban subsidios procedentes de instituciones originarias de Estados frecuentemente hostiles al nuestro, ni que haya quienes opinamos (y no nos conviene) que saber soldar un caño es acaso más importante que conocer en detalle la bibliografía de Federico Nietzche, ni que mandar a todos los menores de edad a una buena escuela y que la gente tenga trabajo es más importante para nuestra cultura que hacer festivales de cine, corsos o fiestas rave. Y así. En resumen: odian que se les recuerde que los recursos son, casi siempre, limitados y decrecientes y las necesidades públicas ilimitadas y crecientes, y que si quieren lujos que se los paguen con su dinero, y que la noción de igualdad no debe, por definición, depender de un punto de vista. En suma: de derecho y economía (y de Historia) no tienen ni puta idea. Pero hablan todo el tiempo de política.

"...No tendrás que preocuparte por una paloma en tu dormitorio, un tigre en tu tanque, o un gigante ocupando tu inodoro./ La revolución no irá mejor con Coca Cola./ La revolución no luchará contra los gérmenes que pueden causarte halitosis./ La revolución te pondrá en el asiento del chofer..."
Ellos no quieren largar el asiento del chofer, porque sólo saben encabezar la cadena de predadores. Amablemente, que no son nazis, tampoco.

Saludos

Anónimo dijo...

No vivo en argentina. Te has explicado muy bien. Francamente me he quedado sin palabras, no imaginaba hasta que nivel eran mierda.
Gracias y salut!