martes, octubre 18, 2005

Miscelánea

1º) En la Ciudad de Buenos Aires, en la calle antaño llamada "Piedad" y hoy "Bartolomé Mitre" (esto último porque en esa misma calle, en una casa parduzca, vivió el traductor de Dante; "¡pasa pronto caminante, no sea que te traduzca!" ;-)), número 650, hasta que se abrieron las calles demoliendo edificios para dar paso a las Diagonales, Norte y Sur, había un restaurante y cervecería del tipo alemán, propiedad de los señores O. Haemmerling y P. Blazer. Se llamaba "Aue's Keller" y era muy frecuentado por escritores y periodistas de fines del siglo XIX a principios del siglo XX. Un anuncio en el número 2 de la revista "Caras y Caretas" del 15 de octubre de 1898, que me abstendré de escanear en virtud de mi conocida maleficencia, ilustra la caricatura de dos transeúntes husmeando como hipnotizados las emanaciones vaporosas a la puerta del local, escena debajo de la cual se leen estos versos:

"Si Aue's, con su cocina, ha pretendido
nutrir por el olfato, es cosa cierta
que lo tiene de sobra conseguido,
pues a más de un hambriento hemos oído
que sólo con oler junto a la puerta
se siente la ilusión de haber comido."


_______________________________________________

2º) De una antología de lugares comunes a repensar:

"No te tomes la vida tan en serio; después de todo, no saldrás con vida de ella"

He aquí una muestra no tan gratis de lo que puede la frivolidad autocomplaciente de un gil. En efecto: quien ante un problema de esos cruciales, los que hacen a la vida y a la muerte, a la dignidad y al escarnio, a lo que se considera está bien o está mal, va a reaccionar con indiferencia o sonrisitas de superioridad, sólo se está engañando a sí mismo. Vida, lo que se dice vida, hay una sola, y no te dan segundas oportunidades. O acaso sí, pero mi abuelita decía que en tal caso el más allá será formidable, porque nunca se ha podido comprobar que alguno de los damnificados con el fallecimiento haya regresado para quejarse del lugar adonde lo mandaron al excluirlo de la vida terrenal. Por lo tanto, si no somos inmortales ni trascendentes por nosotros mismos, hemos de tomarnos la vida en serio.

______________________________________________

3º) Escalofriante descripción literaria de algunas mentes "científicas" bastante alucinadas que he tenido el disgusto de conocer en este mundo:

"...Realmente económico, no sólo comerse a la gente que a uno no le gusta sino también servirla en los cráneos de esa misma gente. ¡Los primeros técnicos! El hombre prehistórico vestido con una chaqueta esterilizada en el laboratorio de alguna universidad de Berlín, haciendo experimentos con los posibles usos que se pueda dar a los cráneos, la piel, la piel, las orejas, la grasa de los otros. Ja, Herr Doktor. Una nueva aplicación del dedo gordo, mire. La articulación puede adaptarse al mecanismo de un encendedor automático. ¡Caramba!, si Herr Krupp pudiera producirlos en serie..." (fragmento del capítulo 1 de la novela de Philip K. Dick "The Man in the High Castle", traducción de Manuel Figueroa para Minotauro, Buenos Aires, 1974)

_______________________________________________

4º) (Y basta por ahora)
I Ching, Hexagrama 26 - Ta Ch'u: "La gran limitación"(abajo: 'el cielo'; arriba: 'la montaña')

«El hombre superior estudia Historia para conocer lo correcto. Persevera en tu dirección. No acapares ganancias. No niegues tus deudas. Puedes cruzar las grandes aguas.»

Esto que aquí han leído, honorables damas y prudentes caballeros, es lo que el "hombre superior" que escribe este blog sacó en limpio a fuerza de andar echando suertes para consultar el famoso Oráculo chino con tres monedas de esas agujereadas, una de ellas coreana y las otras dos españolas, de los Juegos Olímpicos de 1992 ;-)


______________________________________________

[Entrada especialmente ideada para L.C., ante sus reiteradas quejas por mi estilo ladrillesco. Sale con una sonrisa y un guiño de ojos. Imagínense, en el mejor de los casos, efectos como los de la gastronomía del Aue's Keller. En el peor, retiro definitivo del saludo...]

6 comentarios:

principio de incertidumbre dijo...

1) A veces se encuentran tesoros en algunas calles. Ahora, no vale, porque es obvio que hay una relación entre el número de calles y la probabilidad. Usted vive en una ciudad más grande, está propenso a encontrarse con esas cosas.
Y porque habló del traductor del Dante.
"Traduttore, traditore". El único retruécano que me sé.

2)los lugares comunes tienen su eco de verdad. A fuerza de repetidos, alguna vez tuvieron un sentido, o un sentido cifrado entre esas palabrejas archiconocidas. Y cada caso particular cobrarán fuerza distinta.
Y además lo de la vida en serio, ya lo había dicho Biedma, ;-)

3)usted se junta a veces con gente rara, o le da bola. Mejor charle con el kiosquero.
A veces, hasta te fían.

¡Y, bendito sea Alá!, volvió, aunque con poquitos ladrillazos.

Alfredo dijo...

1º Uno de esos tesoros, doña, es el "Caras y Caretas del 15/10/1898, que me exhibieron el otro día en un original lamentablemente ajeno, aunque el aviso lo tengo en una añeja "Historia de las revistas literarias argentinas" del año 1967 (gran año, por otra parte), y trataré de escanearlo porque es realmente muy gracioso el dibujo.
El (pésimo) traductor de l'Alighieri fue el polifacético Gral. D. Bartolomé Mitre (o "bartolo-memitre", le oí decir a uno de sus descendientes en la UBA, años ha, en el particular acento paquete del barrio norte metropolitano, ¿viste?). D. Bartolo vivía en esa calle, en la casa que está en el reverso del billete de $2, que todavía existe como "Museo Mitre". El versito alude (creo a otro traidor a Dante, de nacionalidad chilena, que parece también vivía durante el siglo XIX en una casa parduzca pero de Santiago o Valparaíso)
2º Así es. Jaime Gil de Biedma era un buen poeta. Y la pretensión no ha sido ser original.
3º Eso mismo digo yo: estoy volviendo a relacionarme con malandras y mujeres del Honky-Tonk. Son mucho más interesantes que otros especímenes más prestigiosos socialmente. EL párrafo es de Dick, que estaba más loco que sus personajes, pero se parece a algunos científicos que he tratado, en la universidad... y en los foros ;-)
Ahora sí. Voyme

Dr. Tooth dijo...

intervengo aquí para opinar que acierta con Mitre porque la mejor traducción al español - por lo menos en Argentina - es indudablemente la de Battistessa

Reciba un cordial saludo. Le estoy enviando ahora mismo un mensaje por otro conducto.
S.

principio de incertidumbre dijo...

3)Yo no dije nada sobre el párrafo, me refería a sus palabras.

Me alegro que ande mejor, y a ver cuándo nos trae chismes nuevos.
Al pueblo nos gusta la sangre.
:P


Besos, desde principiolandia.

Soledad dijo...

Ratifico: al pueblo le gusta la sangre. Así que cuando vuelva quisiera informarle por línea privada acerca de cierto escandalete barrial. Como me borre este comentario por chismosa, voy y lo fajo todo entero; defiéndase si es tan guapo :P

fdo. Sole
- the Beautiful Daughter of the Ugly Butcher -
grrrrrrrrrrrrrrrrr

Alfredo dijo...

Herr Doktor Diente: ¡es cierto, es cierto!; los que saben dicen haber visto un lindo gatito que tradujo bien a Dante, y sería Battistessa.

P d I: Ya sé, pero mis palabras a su vez estuvieron motivadas por el reencuentro de ese párrafo de Dick en que emplea un estilo de razonamiento y oratorio que pese a lo exagerado refleja fielmente la empanada mental de algunos que están más cerca de parecerse al Dr. Mabuse que a Luis Federico Leloir.

Sole: Soy guapo, y usted lo que quiere es que le convide unas bebidas espirituosas de mi escaso bolsillo. Pero no le borro nada. Escucho chimentos; ya lo dijeron Lennon y Mc Cartney: "You know my name (look up the number)" [you know the emilio & the address, too, y la caña Legui tira más que un millón de dólares; es de público y notorio su afición al alcohol ;-)].

Saludos a los tres